¿Qué es Lucky Love?

Lucky Love es un Fan Fiction hecho por Daniel Santos Delgado, basado en la exitosa serie japonesa Lucky Star. En Lucky hay contenido Yuri, de modo que a quienes no les gustan ese tipo de contenido, que abandonen esta página de inmediato. ¡Que lo disfruten!

Capítulo 20: La hora libre

Era la 1 y media de la tarde aproximadamente, nos situamos en la lavandería donde trabajaban Kagami, Ayano y Misao.

Ayano y Misao estaban en una sala vacía pero espaciosa y con lavadoras, y se supone que allí guardaban la ropa de los clientes que horas después vendrían a recoger; sin embargo, como no había muchos encargos, entonces no había nada que hacer. Ellas simplemente pasaban el rato.

“Pues sí, apestaba todo el año, ¿sabes?” Misao dijo.
“Sí, claro.” Ayano respondió.

De repente, se le sonaba el teléfono móvil de Ayano. Ésta lo cogió.

“Ah, un mensaje me mandaron...” Ayano dijo.
“¿En serio? ¿De quiéeen?” Misao empezó a ser cotilla.
“Eh... Propaganda, nada más...” Ayano respondió, ruborizada.
“¡Veengaaaa! ¡Seguro que ocultas algo!” Misao intentó quitarle el móvil a Ayano, pero ésta se resistió.
“¡Para, por favor!” Ayano exclamó, intentando que Misao no le quite el móvil.

Esto continuó hacia una pelea pero de broma: Misao le empujó a Ayano a una pared, Ayano le cogió el brazo a Misao y lo tiró hacia un montón de cajas que había, lo cual conllevó a Misao tirada sobre las cajas, que además se rompían de la colisión. Misao se levantó e intentó una vez más quitarle el móvil a Ayano y ésta se resistió; accidentalmente Misao le quitó la vincha a Ayano, ésta tiró a Misao al suelo, pero con ella sujetada con la mano... se detuvieron, precisamente en el suelo. Ayano estaba debajo de Misao y viceversa.

Se miraron a los ojos fijamente, como si se encontraran por primera vez. Misao observó la cara de Ayano sin la vincha que antes tenía: la cara de Ayano era la misma, sí, pero su cabello naranja pálido cubría la mitad derecha de su rostro. Aun así, era preciosa, en cierto modo.

“Es la segunda vez que te veo sin tu vincha, Ayano...” Misao dijo, tranquilamente, aunque jadeando.
“Sí... La primera vez fue cuando nos hicimos amigas en el colegio, ¿verdad?” Ayano respondió, también tranquilamente y jadeando.
“Claro...”

Las manos de Misao pasaron por el rostro de Ayano, acariciándola, mientras que a la vez, Ayano, puso sus manos en la cintura de Misao. Durante pocos segundos no pararon de mirarse a los ojos.

Misao y Ayano cerraron sus ojos lentamente, sus rostros se aproximaron también lentamente entre sí, y...

*PLAC*

El súbito ruido que se escuchó hizo a Misao y a Ayano alejarse sus respectivos rostros, y mirar adonde se escuchó el ruido.

Era Kagami, quien, por lo visto, estaba transportando una caja vacía y lo dejó caer cuando vio a Ayano y a Misao en el suelo con los rostros muy cercanos. La cara de Kagami era casi indescriptible, tanto que podríamos decir que estuvo más que alucinada o impresionada cuando vio a la pareja en el suelo.

Misao y Ayano se incorporaron, y esta última buscaba su vincha por la habitación.

“Esteeee... ¿qué tal, Hiiragi?” Misao improvisó, ruborizada.
“Pues...” Kagami puso de inmediato su cara de siempre, aunque intentando recordar qué iba a decir, pero ya recordó “Que la jefa nos dijo que va a cerrar su tienda por hoy, por la poca clientela que tenemos, así que tenemos libre para nosotras durante todo el día. Así que vámonos, ¿vale?”
“Entendido, vámonos...” respondió Ayano todavía ruborizada, quien en ese momento encontró su vincha y se lo puso en el pelo.



Konata estaba jugando a la Wii con Yutaka, Patricia e Hiyori (con los Wii-motes como mandos convencionales). También estaba Minami, aunque ésta se limitaba a mirar la partida.

“Bueno, Yutaka, ¿qué hiciste esta mañana?” Konata preguntó “No te había visto en horas.”
“Ah, Minami-chan y yo hemos comprado un bañador nuevo para mí para la próxima vez que vayamos a la playa.” Yutaka respondió.
“Anda... ¿Qué le pasó al otro tuyo?” Patricia preguntó.
“Eh...” Yutaka intentó buscar una excusa “Pues...”
“Guardando el otro bañador en su maleta, se rompió cerrándolo.” Minami intervino.
“¿Eh? ¿Cómo se puede romper un bañador en una maleta?” Konata preguntó.
“Guardó la mitad de su bañador en su maleta, y la cerró bruscamente pensando que lo había metido entero, y se partió en dos.” Minami explicó.
“Vaya... Tiene lógica...” Patricia dijo “¿No crees, Hiyori?”

Al voltear la mirada hacia Hiyori, veía que ésta tenía una cara como de ‘paralítica’. En seguida se levantó y le cogió de la mano a Patricia.

“¡Ven, Patricia!” exclamó Hiyori “¡Quiero que salgas fuera conmigo!”
“Esteee... ¿adónde?” Patricia preguntó, un tanto desconcertada.
“Ya te lo contaré luego, ¡vamos!” Hiyori respondió, y se dirigió a su habitación sin soltarle la mano a Patricia.

Después de la escena, las presentes Konata, Yutaka y Minami estaban bastante confusas.

“Esto... ¿alguna sabe qué traman ellas?” Konata preguntó, algo dudosa.
“No tengo ni la menor idea.” Minami respondió.
“Yo tampoco...” Yutaka respondió.
“¡Venga, aprovechemos para jugar una partida a 3 jugadores!” Konata exclamó ilusionada.



Patricia e Hiyori estaban en su habitación, preparándose para salir.

“¿Ahora me lo puedes decir?” Patricia preguntó inquieta.
“¡Q-q-q-quiero que vayas conmigo a una tienda de ropa a comprar bañadores para nosotras!” Hiyori respondió, ruborizada y tartamudeando.
“Pero si ya tenemos...” Patricia avisó.
“¡Pero mejores de los que ya tenemos, venga!” Hiyori respondió y acto seguido cogió la mano de Patricia y salieron de su habitación para salir fuera.



Ayano, Misao y Kagami estaban en la calle caminando.

“¡Es estupendo que nos hayan dado un par de horas libres! ¿Eh?” Misao opinó.
“Sí, claro.” Ayano respondió.
“Esto, chicas...” Kagami intentó decir “Lo que pasó en la lavandería... Entre vosotras... Pues...”

Al oír esto, Misao y Ayano se miraron, y después Ayano le guiñó un ojo a Misao discretamente; ésta respondió asintiendo la cabeza, sin más.

“Bueno, ¿qué hay de tu vida amorosa, Kagami?” Ayano preguntó “Si nos lo dices, entonces lo diremos lo que pasó entre Misao y yo.”
Kagami se lo pensó durante unos segundos, y respondió “De acuerdo, os contaré lo mío...”
“Dínoslo.” Ayano respondió.
“Resulta que desde hace mucho tiempo me gusta alguien en concreto, y esa persona sabe que me gusta.” Kagami relató sin delatar a su ‘alguien especial’ “Resulta que me propuso una especie de ‘ventaja’ para mí, para que yo dé el siguiente paso a nuestra relación, y ya no sé qué hacer...”
“Vaya... Parece prometedor.” Ayano respondió.
“¿Y lo vuestro qué?” Kagami preguntó bruscamente “¿No me lo ibas a contar?”
“Pues te lo diré directamente:” Ayano respondió sonriente “Misao y yo estamos casadas.”

A Kagami se le quedó la boca abierta. Misao se mostraba un tanto indiferente.

“Este... ¿vosotras dos sois...?” Kagami intentó decir.
“Síp.” Ayano respondió “Pero no se lo digas a nadie, ¿vale?”
“Esto... Está bien, pero eso si no le digas a nadie la situación que te conté.”
“Trato hecho.” Y las dos se dieron la mano. “Y por favor, acepta este consejo que te voy a dar.”
“¿Eh? ¿El qué?”
“Escoge un momento adecuado para decírselo.” Ayano explicó “Y si no se lo dices cuanto antes, entonces le perderías para siempre inesperadamente.”

Aquellas palabras encogieron el corazón de Kagami. Tenía razón Ayano, y el famoso tópico del ‘cuanto antes, mejor’, de modo que decidió formar un plan para decirle a Konata lo que sentía.

“Ah... Vaya...” Kagami suspiró con alivio e inquietud a la vez “Pues tendré que aplicarme el cuento. Muchas gracias, chicas...”
“De nada, Kagami-san.” Ayano respondió.

Seguían caminando, y cuando se encontraron con un cruce en ‘T’, entonces Kagami se paró.

“¿Mmm?” Ayano preguntó “¿Qué pasa, Kagami-san?”
“Voy a tomar esa ruta de ahí, luego os veo en el hotel, ¿vale?” Kagami respondió.
“Pero si no conoces bien la calle, ¿qué vas a encontrar ahí? ¿Y con qué intención?” Ayano avisó.
“Eh... Quiero encontrar algo.” Kagami insistió “Además, en cuanto termine volveré por el mismo camino del que voy a realizar ahora mismo y seguiré con el camino que realizamos para ir de vuelta a casa. Y sé orientarme.”
“Está bien, de acuerdo. Si lo quieres así, vale. Nos vemos en el hotel. ¡Hasta luego y suerte!analle!"ron con un cruce en '” Ayano respondió.
“¡Gracias; nos vemos!” Kagami se despidió y emprendió su ruta desconocida por el otro cruce distinto al que se dirigían Ayano y Misao para ir al hotel.



“Oye, Misao-san...” Ayano preguntó “¿Estás bien?”
“¡Ah, perdona!” Misao respondió “Es que me he quedado un buen rato sin palabras...”
“Ah, claro.”
“Y eh, ¿por qué no le has preguntado a Kagami que quién le gustaba?”
“Mmm... Porque seguro que es privado, ¿no crees?”
“Ah... Ya...”

Se quedaron un buen rato en silencio, mientras estaban en ruta hacia el hotel.

“Oye.” Misao dijo.
“¿Sí?” Ayano respondió.
“Lo de que estábamos casadas ha estado bien, ¿eh?” Misao se echó a reír.
“Ah, sí... Era para que quede claro qué era lo que sucedía... aquella vez...”
“Y... Bueno... Ayano...”
“¿Sí, Misao-san?”
“Este... ¿Te gustaría salir conmigo... esta tarde?” Misao dijo, aunque con un tono muy tímido.
“¡Ah, claro! Sería estupendo para nosotras...”

De pronto, la frase que Ayano dijo fue interrumpida por la colisión de otras dos chicas que vinieron corriendo. Ellas se cayeron al suelo, por el golpe.

“¡Uy, perdón!” Dijo una de ellas, mientras se levanta y ayuda a la otra a levantarse “Tenemos un poco de prisa...”
“¡Anda, mira quiénes están aquí!” Misao reconoció a las dos chicas corredoras “¡Hiyori y Patricia!”
“¡Anda, Misao y Ayano!” Hiyori reconoció a Ayano y a Misao “¿Qué hacéis aquí?”
“No hay mucho trabajo, así que nuestra jefa nos ha dado un par de horas libres.” Ayano explicó.
“¿Y vosotras qué hacéis corriendo, que se acerca la hora de comer?” Misao preguntó.
“Bueno, nosotras...” Hiyori pensó desesperadamente y respondió nerviosa “Estábamos buscando una tienda de ropa de verano, ¿sabéis dónde queda una?”
“Ah, sí.” Ayano respondió y señaló detrás suya “Tenéis que seguir esta ruta todo recto y luego en el segundo cruce a la derecha; no tardaréis en ver una tienda de ropa, pero... Deberíais ir esta tarde a las 5, porque a estas horas habrán cerrado.”
“Dios, Ayano, eres una enciclopedia volante...” Misao se quedó boque abierta por las indicaciones de Ayano.
“Gracias, Misao-san.” Ayano respondió.
“¿Así que tenemos que ir allí a las 5?” Hiyori repasó y se quejó “¡Joo! ¡No puedo esperar mucho!”
“¿A qué vienen esas prisas, Hiyori?” Misao preguntó.
“Eeeehhhh...” Hiyori trató de buscar una respuesta “Puess... Bueeeno, por curiosidad, supongo...”
“Venga, vámonos todas a comer, que así seguro que Hiyori-san se relaja, por lo menos.” Ayano dijo.
“¿Y Kagami?” Patricia preguntó.
“Está buscando una cosa, pero que volverá con nosotras en unos minutos.” Respondió Ayano.

9 comentarios:

  1. ¿Sabéis que Ayano sin la vincha fue una primera versión de la misma antes de que saliese la serie? Podéis ver una imagen aquí: http://i45.tinypic.com/9uyoi9.jpg

    ResponderEliminar
  2. ¡SI! Al fin un nuevo capitulo....

    man, que bien te ha quedado, como siempre.

    ResponderEliminar
  3. waa no lo sabia queda mejor sin la vincha.

    Regalito por los fics :3

    http://www.youtube.com/watch#!v=fwdV2vWNvZw&playnext_from=TL&videos=L4HkXTgoj1s&playnext=1

    ResponderEliminar
  4. Hola compañeros de lucky love, soy nuevo aqui de forma que no conozco muy bién esta historia, todo lo que puede decir es que un amigo mio (que por lástima no está registrado) me la recomendó (a los dos nos gusta mucho lucky star) después de leerme el capítulo 20 (no pude empezar por el primero por falta de tiempo) solo puede decir que estoy enganchadísimo a este blog. Muy buen trabajo Daniel sigue así.

    ResponderEliminar
  5. @Joanfran2007: Gracias por tu amable comentario, Joanfran. Antes que nada, sólo YO estoy al cargo de Lucky Love, así que de compañeros sólo tengo mi cabeza y mi vanguardia. Yo, la verdad, te recomiendo leer el Fiction empezando por el primer capítulo. Así te darás cuenta cómo va progresando la historia y todo eso... Eso cuando tengas tiempo, claro. ¡Gracias y seguiré así! ^^

    ResponderEliminar
  6. @Natsuki16: Sí, Ayano es más guapa así, a mi parecer. Y lo del vídeo... No me gustan los remixes caóticos ni las voces alteradas, francamente.

    ResponderEliminar
  7. Está bién... en ese caso, que tu cabeza y tu vanguardia te den suficiente energia como para continuar heste fantástico blog tuyo.

    Ya me he leido la resta de capítulos iniciales y estoy muy sorprendido con tu manera de hacer que los blogs no sean aburridos (Normalmente cuando leo un blog a la mitad de llegar al final ya me he cansado de el) claro que tu caso es diferente ya que haces que se interesante de cabeza a cola. En fin, no seguiré a sí que no sea que me acuseis de adulador. continua así.

    ResponderEliminar
  8. @Joanfran2007: ¡Estupendo! ¡Eso significa que soy el elegido!! XD

    Es broma. Creo que es porque uso un servicio de blogging como Fanfiction.net o algo por el estilo. (y no, no estoy en Fanfiction.net, por si te lo preguntabas)

    Y no te preocupes por la cantidad de texto del comentario. Estoy acostumbrado a leer tochos ;) (es decir, textos increíblemente largos)

    ResponderEliminar